La Comisión de Fiestas determinó que los/as pregoneros/as de las Fiestas de Moros y Cristianos de Benamaurel en honor a Ntra. Sra. La Virgen de la Cabeza, en esta edición de 2018, fueran los componentes de la escuadra «Aljibe». Sin duda, una escuadra de las de más solera de nuestras fiestas, perteneciente al bando moro. A continuación, reproducimos un extracto de su artículo en el libro de Fiestas 2018:

Para nuestra escuadra, Aljibe, es un honor que la comisión de fiestas nos haya tenido en cuenta, como pregoneros de estas fiestas de “Moros y Cristianos en honor a Nuestra Señora la Virgen de la Cabeza”, precisamente este año que se conmemora el 40 aniversario de la creación de las comparsas moras y cristianas.

Aunque siempre es buen momento, queremos empezar nuestro pregón recordando y agradeciendo a aquellos que, allá por el año 1978, se reunieron para intentar revitalizar y engrandecer Nuestras Fiestas que, por aquel entonces, languidecían poco a poco, aumentando la participación y la implicación de los más jóvenes del pueblo. Con este motivo, se reunieron: D. Juan Carrasco Díaz como párroco que fue de esta Villa, D. Manuel Peñalver Navarro y D. Miguel Castillo Requena.

Fueron ellos, las cabezas visibles de aquel ilusionante e incierto proyecto. Formar dos Comparsas, la de los Moros y la de los Cristianos, que acompañarían a Nuestra Patrona, La Virgen
de la Cabeza, en sus recorridos procesionales por las calles de Benamaurel, dando cauce de esta manera a la devoción y al amor que todos los benamaurelenses sienten por su Patrona
y, de esta manera intentar asegurar el futuro de las mismas.

¡Nunca se lo agradeceremos bastante! Como dijeron los pregoneros que nos han precedido “Caballeros y Damas del Cid”, somos parte de aquellos jóvenes que, en el 78, iniciaron con mucha ilusión y no pocas dificultades, esta andadura que nos ha traído hasta aquí. En aquella época hubo que implicar a toda la familia: al padre, a la madre, a la abuela y a alguna que otra vecina. Allí tuvo que pringar “to er mundo”. Había que confeccionar los trajes.

Había que buscar dinero para la música, para las barracas, y para tantas y tantas cosas que sería interminable enumerarlas una a una.

Puedes leer el artículo completo en el libro de Fiestas 2018, disponible a partir del fin de semana de San León.

Dejar un comentario